¿QUÉ TIPO DE SUELO PONER EN CASA?

Cambiar el suelo de casa: tipos de suelo, ventajas y desventajas, y precios o presupuestos.


A la hora de imaginarte la casa de tus sueños, seguro que has pensado en cambiar el suelo de tu hogar. Sin embargo, decidir cómo cambiar, remodelar o renovar el suelo del interior de una casa es una de las tareas más complejas. ¿Por qué es difícil decidirte por qué suelo poner en tu casa? Simplemente, porque hay muchas opciones y la mayoría presentan muchísimas ventajas para cubrir tus necesidades. Antes de que conozcas cómo cambiar el suelo de casa, en este artículo te explicamos qué tipos de suelo existen para tu casa y cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno de ellos. Además, te explicamos cómo calcular el precio o presupuesto para cambiar o reformar el suelo de casa.



Tipos de suelo, ventajas y desventajas:


Hoy en día existen muchos tipos de suelo, todas con muchas ventajas y alguna que otra desventaja. A continuación, te explicamos de forma muy sencilla cuáles son los tipos de suelo más comunes que se instalan hoy en día en casas o viviendas:


Suelo de madera (tarima flotante o parquet)



El suelo de madera es una de las opciones más completas a la hora de elegir el material y el tipo de suelo para tu casa. El suelo de madera puede ir en dos formatos muy diferentes: en forma de tarima flotante o en parquet. Te explicamos brevemente la principal diferencia entre estos dos: la tarima flotante está formada por varias capas de diferentes materiales, incluida la madera, y tal y como dice su nombre, se queda flotando encima de la base del suelo de la vivienda. El parquet es una pieza única 100% de madera que aporta una personalidad inigualable al hogar.


Las principales ventajas de este tipo de suelo son que es de un material ecológico y natural, que aporta una calidez incomparable, que aporta un aislamiento térmico y acústico de gran calidad, y que es muy duradero. Además, hoy en día existe la opción de usar el parquet o la tarima flotante también en la cocina y el baño. Aunque no sea la opción más económica, elegir poner un suelo de madera casi siempre es una idea excelente.


Suelo laminado


El suelo laminado es una opción que en los últimos años se ha ganado gran protagonismo, y no sin merecerlo. Tal y como dice su nombre, el suelo laminado es un tipo de suelo que está formado por láminas de diferentes materiales, y estas son las principales ventajas que lo hacen una de las mejores opciones al decidir cambiar o renovar el suelo del hogar: es fácil de cuidar ya que es muy resistente a golpes y se limpia muy fácil. También es una opción viable para los más atrevidos, ya que este tipo de suelo es bastante fácil de instalar, porque se ajustan unas piezas a otras fácilmente. Además, dentro de este tipo de suelo existe una gran variedad de acabados, que va desde la imitación a la madera hasta la imitación a la piedra. Por este motivo, dentro de este tipo de material hay un amplio rango también en precios, lo que le hace ser una elección muy interesante para la mayoría de las personas que buscan renovar el suelo de su casa. Una de las pocas desventajas del suelo laminado es que no es el suelo más insonoro que existe.


Suelo de vinilo o suelo vinílico


El suelo de vinilo o suelo vinílico es un tipo de suelo bastante moderno, que se fabrica con policluro de vinilo, más conocido por sus siglas PVC. La superficie de este tipo de suelo suele estar recubierta con tejidos textil o papel decorativo, con lo que el potencial de imitación de este tipo de suelo es prácticamente ilimitado. Entre sus ventajas destacan la durabilidad y firmeza del material, la facilidad para instalar y limpiar, que son muy impermeables y que aportan una calidez única. Además de todo eso, hay una gran variedad de opciones a la hora de escoger el acabado o el formato del suelo. De todas formas, no todo son ventajas en el suelo de vinilo: una de sus mayores desventajas es que es difícil mantener la nivelación del suelo sobre todo a la hora de instalarlo.


Suelo de azulejos


Los azulejos son un tipo de baldosas muy conocidas por su protagonismo en las últimas décadas en las cocinas y los baños de las viviendas. Son piezas cerámicas planas y de poco espesor. Lo mejor de este tipo de suelo es que los azulejos son muy resistentes y tienen una durabilidad excelente. Son fáciles de limpiar y de renovar, ya que el suelo se forma por piezas (por ejemplo, ante un daño, es fácil de reemplazar una o pocas piezas). Y lógicamente, hay una gran variedad de acabados. Además, es un material bastante ecológico lo que le hace una opción interesante para el cuidado del planeta, y es ideal para el que quiera un suelo radiante, por su gran transmisibilidad del calor.


Precio y presupuesto para cambiar el suelo de tu vivienda.


El precio para cambiar el suelo depende de muchas variables como el tipo de suelo, el estado del suelo antiguo, y más. Sin embargo, nunca había sido tan fácil como en Autnet conseguir el presupuesto y precio para cambiar o renovar el suelo de tu casa, respondiendo a unas preguntas muy sencillas en menos de un minuto. No esperes si estás interesado en conocer o conseguir un presupuesto de cuánto cuesta o qué precio tiene cambiar el suelo de tu casa.