CÓMO ELEGIR EL TIPO DE PAPEL PINTADO

Consejos, características y las mejores opciones para poner papel pintado según la pared y lo que quieras gastar


¿Estás pensando cambiar el color de tus paredes, pero no sabes por cuál decidirte? Hoy queremos proponerte una alternativa que quizás no lo habías barajado, poner papel pintado. ¿Cuáles son las principales ventajas?


  • Más resistente a los golpes y consigue mantener mejor la imagen con el paso del tiempo.

  • Fácil mantenimiento. Existen modelos lavables.

  • Permite crear diferentes ambientes y espacios individualizados. Ofrece la posibilidad de recrear diferentes texturas en las paredes

  • Elemento multifuncional. Puedes transformar cualquier mobiliario usándolo, por ejemplo, el fondo de los armarios.

Desde Reformas Autnet aconsejamos a nuestros clientes que aprovechen el cambio del papel pintado para pintar las paredes. En la mayoría de obras que realizamos el papel pintado suele ir en la pared principal de la habitación y el resto de paredes acompañan o combinan con esta. Las variedades y formatos son ilimitados, por eso os recomendamos que busquéis en revistas, otras páginas web, redes sociales, etc. ejemplos que os hayan gustado y los visualicéis en vuestros hogares. Una vez realizado esto, podréis aprovechar la visita del profesional para recibir opinión y contrastar la idea.


Y ahora bien, ¿¿Cómo elijo el tipo de papel pintado? ¿Qué opciones tenemos?


TEJIDO – NO TEJIDO (TNT)


Este método es el más popular por la fácil fijación del papel. El adhesivo se aplica directamente a la pared sin necesidad de tiempo de reposo. Al ser resistente al agua, este tipo de papel es apto para revestir las paredes de la cocina.


VINÍLICO


Tiene una base de papel normal y por encima va una capa impermeable. La capa vinílica hace que esta pueda lavarse. Este tipo de papel es resistente a la humedad, al calor, vapor, roces y rayos solares. Resumiendo, es el más resistente y sirve para baños y cocina.


PAPEL PINTADO TRADICIONAL


Normalmente estos son producidos por papel reutilizable. Este suele colocarse en espacios con poco tránsito, ya que no es resistente a los roces. Tampoco resiste bien la humedad entonces no es apto para cualquier estancia del hogar y la forma de lavarlo sería quitando el polvo con un plumero. ¿La ventaja? Es el más barato.


Visto las características de cada uno, aclarar que el papel tradicional lo utilizaremos en el dormitorio principal o despacho. Para el resto de estancias recomendamos siempre hacer uso del papel pintado vinílico o TNT.


Ahora que sabemos el tipo de papel que utilizaremos, vamos a clasificar estas por su forma de colocación.


Tipos de papel pintado según su colocación


Papel Autoadhesivo


Este tipo de papel ya trae su propio adhesivo en la base, entonces solo tendremos que despegar la parte trasera del papel y pegarlo. Además, es removible o reposicionable. Entonces no os preocupéis, en caso de equivocación podemos reintentarlo sin que esta sufra desperfectos.


No se necesita ninguna herramienta para colocar el papel haciendo que el proceso sea rápido y sencillo. Este modo de colocación es típico en los papeles vinílicos.


Papel que requiere de aplicación de cola en la pared


En este caso aplicamos primero el adhesivo sobre la pared seca. Este modo de colocación corresponde más a los TNT.


Papel que requiere de aplicación de cola en pared y papel


En este caso el procedimiento a seguir es el mismo que el anterior, solo que cuando apliquemos adhesivo al papel tendremos que esperar unos minutos para asegurarnos que la fijación es buena. Este modo de colocación corresponde al papel pintado tradicional.


Estos son aspectos básicos que tenemos que tener en cuenta a la hora de decidir qué papel pintado queremos poner y los pasos a seguir según la elección. Una vez tengamos esto claro podremos decidir más detalles; si el papel es de alto gramaje, va a cubrir alguna imperfección (existen específicos), queremos que sean pintables, lavables, ecológicos, etc.


También podemos mirar al futuro y seleccionar alguno que nos vaya a resultar fácil de quitar. En este artículo puedes encontrar información sobre el trabajo que te llevaría quitarlo.


¡Último consejo! Lo barato sale caro. Es mejor invertir un poco más de dinero y asegurarnos la buena calidad del papel que comprarnos uno barato y tener que hacer maniobras con él. ¡La gran mayoría de veces no queda bien y la diferencia a la hora de colocar, el acabado y la longevidad se nota!